Mi gato tiene Covid 19

Con frecuencia escuchamos declaraciones sobre cifras de contagios al alza o baja, hasta tal punto que ha llegado en convertirse en un mensaje más dentro del discurso actual. Sin embargo, pocas veces se hace alusión a los casos de contagios en la especie animal, pese a tratarse de un virus de origen zoonótico.

Bien es cierto que desde sus inicios y durante todo el desarrollo de la pandemia, las autoridades sanitarias a cargo de la investigación han batallado por trazar la ruta de aparición y escalada del virus. Pero, dado el rápido ritmo de avance, los esfuerzos se han visto concentrados en la especie humana y la preservación de su integridad física.

Sin embargo, diferentes entidades que operan en el sector de la salud animal han enfocado sus recursos en el análisis de incidencia y afectación del Covid-19 en diferentes especies animales. Más aún al comprobarse que, efectivamente, los animales de compañía, un miembro más de nuestras familias, integrados en nuestras rutinas y dinámicas diarias, pueden contraer el virus del SARS-CoV 2. 

Ya en febrero del año pasado se notificaron los primeros casos de perros infectados en Hong Kong y desde entonces, compañías del sector de la salud animal como es el caso de Zoetis, comenzaron con el desarrollo de una vacuna enfocada en este segmento de población animal.

Hasta la fecha, hay evidencia sobre la susceptibilidad1 de perros y gatos a contraer el virus, sin embargo, no parecen desarrollar la enfermedad, aunque si generan anticuerpos. Actúan así como portadores del SARS-CoV 2, con un alto índice de contagio dentro de la especie, es decir, de un gato a otro, pero no existen pruebas concluyentes sobre la potencial de letalidad en lo que a población felina se refiere. Además, en el reducido número de casos estudiado, la transmisión se ha producido de humano a mascota y no al revés, por lo que a priori no parece existir un riesgo potencial de contagio transespecie de gato a humano.


El SARS-CoV 2 agrava el peligro de extinción

Hasta este punto la preocupación se ha limitado a los animales de compañía, por el ya mencionado factor de integración en la unidad familiar, sin embargo, existen otras muchas especies dentro del reino animal que, si bien no suponen una amenaza para la especie humana en términos de potencial de contagio, corren un alto riesgo interespecie por contar con el estatus de especies en peligro de extinción.

Este motivo es precisamente el que alentó al zoo de San Diego a contar con los recursos de Zoetis2, empresa de salud animal y “madre” de una vacuna experimental para inmunización frente al virus en animales. Así, nueve simios del zoológico de San Diego fueron vacunados el pasado mes de marzo tras detectarse un brote a principio de año en otros ocho gorilas del parque. El protocolo de vacunación en refugios para animales en peligro de extinción se hace en este sentido imprescindible para preservar la biodiversidad y evitar el flujo del virus entre especies, bajo riesgo de mutación.


1. National Geographic. El coronavirus afecta a los gatos y generan anticuerpos, pero no suelen desarrollar la enfermedad

 2. Más Que Salud Animal. EL CONCEPTO ONE HEALTH GANA RELEVANCIA CON LA ACTUAL PANDEMIA.

Deja un comentario