Instagram, Twitter, Facebook… ¿Dónde debe estar mi marca?

El panorama social actual se encuentra absolutamente copado por diferentes plataformas y redes que luchan por hacerse un hueco en el día a día de nuestras interacciones online. Como empresa, se plantea el dilema de maximizar la presencia o bien ajustarla a los objetivos de posicionamiento. Hablemos de comunicación en el ámbito digital, hablemos de redes sociales.

Definitivamente la forma de comunicar ha cambiado. Donde hace un par de décadas el flujo de mensajes era unidireccional, desde las empresas hasta los consumidores, ahora, y gracias al desarrollo del mundo online, se establece una conversación bidireccional que llega incluso a la personalización, a la denominada comunicación one to one.

En este contexto, cambiante, con multitud de canales que hacen posible alcanzar a nuestro público objetivo, se nos plantea irremediablemente la siguiente cuestión: ¿Dónde debe estar mi marca?

¿Debería cubrir al máximo todos los canales y asegurar la presencia e impacto en todas y cada una de las redes disponibles? ¿Será mejor ajustarme solo a aquellos canales en los que mi público objetivo tenga mayor presencia?

Lo cierto es que no existe una respuesta correcta, todo dependerá de la estrategia planteada y los objetivos deseados. Si la mayoría de tu target se encuentra en Instagram, abrir canales paralelos en Facebook y Tick Tock no tendrá un retorno de la inversión suficiente como para justificar la presencia en sendas plataformas, salvo objetivo de notoriedad. Sin embargo, si lo que estamos buscando es aumentar el volumen de negocio de un e-commerce, la redirección de tráfico, consecución de leads y funcionalidad de shopping integrada serán las que determinen la presencia en aquellas redes sociales en las que el alcance potencial se mayor.  

Por lo tanto, el primer paso parte de la definición de unos objetivos claros y el desarrollo de unas estrategias acorde para su consecución. Pese a ello, lo que sí debemos tener claro es que las redes sociales no son ni un elemento obligatorio ni accesorio, pues se trata tal y como se ha mencionado de una canal más de comunicación a integrar en la estrategia global de marketing y por ende deben ser trabajados y gestionados de una manera profesional.

Ello implica que, si no se va a dedicar a este área los recursos necesarios, que incluyen desde un estudio de la presencia del público objetivo y competencia, hasta el diseño del propio canal y la generación de contenidos afines a nuestro target, los objetivos difícilmente van a ser alcanzados.

Seamos realistas” y optemos por aquellos canales que realmente resulten asumibles y aporten valor al negocio, de lo contrario, la presencia no gestionada en redes sociales puede acabar por repercutir de manera negativa en la imagen de marca.   

Deja un comentario