¿Comercio online y ganadería?

Resulta indiscutible el auge y penetración que ya no solo Internet, sino el canal online como modalidad electa de compra tiene en nuestra sociedad. Sin embargo, existen ciertos sectores que aún se resisten a entrar en la venta directa a través de Internet.

Hablamos del sector primario y más en concreto de la ganadería. Un ámbito en el que la producción es con frecuencia distribuida y comercializada vía cooperativas. Bien por tratarse de producción de frescos no almacenables durante largos los periodos de tiempo, por cuestiones logísticas o falta de infraestructuras, la venta de producción ganadera a intermediarios y mayoristas es el modelo más extendido en la ganadería española. Si bien las relaciones comerciales con grandes grupos mayoristas garantizan la salida de la producción, también tienen una repercusión sobre el margen de beneficio y la pérdida de control sobre la presentación del producto final.

Y en este punto es donde entre Internet como una forma de descentralizar y desintermediar la comercialización en ganadería, permitiendo a los propios productores establecer un canal de venta directa al consumidor final. Un modelo que garantiza la trazabilidad de la producción incrementa la notoriedad de las denominaciones de origen y permite aportar un valor añadido propio a cada marca.     

Con la venta online, pequeñas empresas ganaderas que comercializan su producción pueden saltar más allá de la venta local, pudiendo extender el alcance de su distribución a nivel nacional, y bajo una perspectiva ambiciosa incluso saltar fronteras.

Resultan por lo tanto indiscutibles las oportunidades que ofrece el ámbito online al sector ganadero, más si tenemos en cuenta que según datos de IAB1, la categoría que copa el mayor porcentaje en la escala de compra online en España es la de alimentación. Tendencia que ha cobrado si cabe una mayor incidencia durante la pandemia, debido a las medidas de confinamiento.


¿Herramientas o predisposición?

No podemos negar que la idea resulta prometedora, pero en cierto modo requiere de conocimientos técnicos que pasan como poco por la gestión de una página de e-commerce, sin embargo, por muy ajenas que nos sean tales competencias, el propio canal de venta es también la fuente de formación, lugar en el que podremos encontrar las herramientas para la articulación de un market place online.  

Ampliar el alcance y la red de venta de una marca de producción ganadera no suele puede incrementar la rentabilidad de una explotación de manera exponencial, sino que, atendiendo a modelos de gestión comercial 360, el planteamiento de una estrategia conjunta para los diferentes canales de comunicación disponibles (redes sociales, web, e-mail…) incidirá en el incremento de la notoriedad, dando a conocer la marca hasta que esta llegue a posicionarse de manera firme en el mercado.   


  1. IAB Spain. Estudio Anual de e-commerce 2020

Deja un comentario